para la Agenda de la Mujer Dominicana 2016 de Virtudes Alvarez Así como muchos otros sectores marginados a lo largo de la hist...

Mujer y Literatura- Por Jael Uribe

/
0 Comments

para la Agenda de la Mujer Dominicana 2016 de Virtudes Alvarez

Así como muchos otros sectores marginados a lo largo de la historia han levantado sus voces, en pos de defender sus ideales y mitigar la violación de sus derechos, de la misma manera la mujer ha tenido que poner su nota al margen y disponerse a conquistar terrenos anteriormente vedados a su sexo, y enteramente exclusivos para sus equivalentes masculinos. La literatura, no ha sido la excepción a esta regla. Muchos dirán que no tiene sentido dividir la literatura en femenina y masculina, sino que existe una literatura y ya. No debe confundirse esto con el hecho de dividirla como un género; la literatura escrita por mujeres contiene el incuestionable punto de vista femenino que no debe menospreciarse y que inequívocamente, no poseen la mayoría de los escritos realizados por hombres. Las mujeres poseemos cierta sensibilidad que nos diferencia de nuestra contraparte masculina y eso, lo dejamos marcado en la escasa buena literatura escrita por mujeres, que ha alcanzado un nivel de reconocimiento preponderante a través de los años. Esto tiene que cambiar.


Las mujeres, sabemos muy bien expresar nuestra femineidad en nuestros escritos, y sabemos dejar un sello que definitivamente nos diferencia, no creo que para mal, sino por pura variedad. Marginar la literatura escrita por mujeres basada en su sexo y no en su calidad, es un error gravísimo que debemos enmendar. Existe una literatura femenina porque las mujeres existimos y nuestros textos son la prueba fehaciente de ello. Nosotras, escribimos marcadas no sólo por la singularidad de nuestro sexo sino, por el toque sensitivo y la forma holística que tenemos de ver y representar la realidad. Tenemos siglos de atrasos y por ende, nos atañe un trabajo más arduo que lograr, para ganarnos el lugar que nos corresponde, y alcanzar no sólo la calidad para ser tomadas en cuenta en el competitivo medio literario, sino que también debemos ser voceras de nuestra propia causa por la igualdad y justicia social. Nuestra misión es entonces, doble y  nuestra carga más pesada. Mujeres, ¡A TRABAJAR! 


También te pueden gustar...

No hay comentarios:

Muchas gracias por llenarme de luz! Te regalo una sonrisa!

Firma nuestra petición por las niñas de Guatemala!