Hoy, mientras ayudaba a una ancianita a cruzar la calle, pensé en lo fácil que es cambiar al mundo. Un simple gesto a la vez es ba...

Cambiar al mundo por Jael Uribe

/
0 Comments


Hoy, mientras ayudaba a una ancianita a cruzar la calle, pensé en lo fácil que es cambiar al mundo. Un simple gesto a la vez es bastante, un gesto de todos, suficiente. De pronto ya no me pesaba el saco que ella llevaba y que insistí en cargar para agilizar su paso en medio de los feroces carros de la Calle Ovando. Ya no llevaba tras mi espalda todo el peso de mis pensamientos. Tan sólo la sonrisa de la anciana mientras caminaba de mi brazo, y sus bellísimas palabras de agradecimiento. Entonces todo se me hizo bello, algo fuerte me latió en el pecho. Es que hay que empezar por alguna parte a cambiar este desorden de desamor e indiferencia que nos mantiene enfermos de nosotros mismos. 

(Gracias ancianita por devolverme el orgullo y la alegría de seguir viviendo!)

Jael Uribe


También te pueden gustar...

No hay comentarios:

Muchas gracias por llenarme de luz! Te regalo una sonrisa!

Firma nuestra petición por las niñas de Guatemala!